Día Mundial del Clima: retos en tiempos de COVID-19

El clima es la estadística del tiempo atmosférico, normalmente sobre un intervalo de 30 años. Se mide al evaluar los patrones de variación en temperatura, viento, precipitación y otras variables meteorológicas en una región dada sobre periodos largos.

El clima difiere del tiempo, en que el tiempo solo describe las condiciones de corto plazo de estas variables en una región dada. El clima de una región está generado por el sistema climático. El clima de una ubicación está afectado por su latitud, terreno y altitud, así como cuerpos de agua cercanos y sus corrientes. Los climas pueden clasificarse según la media y las gamas típicas de diferentes variables, generalmente temperatura y precipitación.

El esquema de clasificación más utilizado la clasificación climática de Köppen, originalmente desarrollada por Wladimir Köppen, y un cambio climático puede ocurrir durante periodos largos y cortos a partir de una variedad de factores y escalas; el calentamiento reciente se trata de un calentamiento a escala global.

Una nube cumulonimbus bastante desarrollada vista hacia el este en el sureste de Caracas, Venezuela. Un buen ejemplo del flujo de energía (térmica, eléctrica, físico-química, etc.) en el seno de la atmósfera.

Elementos del clima

Imagen: GM

Para el estudio del clima hay que analizar los elementos del tiempo meteorológico: la temperatura, la humedad, la presión, los vientos y las precipitaciones. De ellos, las temperaturas medias mensuales y los montos pluviométricos mensuales a lo largo de una serie bastante larga de años son los datos más importantes que normalmente aparecen en los gráficos climáticos.

Solo con un registro extenso de los valores correspondientes a dichos elementos podemos definir cómo es el clima de ese lugar.

Clima y la evolución de las civilizaciones

Entre el 22.000 y el 7.000 a.C., al final de la última era glacial y el Neolítico, las condiciones de la naturaleza en la Tierra y de la vida del hombre prehistórico cambiaron abruptamente.  En la medida que el clima se asentó, los hombres prehistóricos dejaron la vida trashumante, errática, por asentamientos estacionales. Sucedió por primera vez en Mesopotamia, al interior de la cultura Natufiense, (12.000-9.800 a.C.), y alrededor del 7.000 a.C. aparecieron los primeros cultivos a las orillas  del Tigris, del Éufrates y del Nilo. 

Imagen: GM

El Día Mundial del Agua y el Día Meteorológico Mundial de este año están dedicados al clima y al agua. El Día Mundial de la Meteorología muestra la contribución esencial de los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales a la seguridad y el bienestar de la sociedad.

En un mensaje, el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que el ciclo hidrológico a menudo se da por sentado. «Pero se encuentra en el corazón de muchos de nuestros Objetivos de Desarrollo Sostenible a nivel mundial, desde acabar con el hambre hasta garantizar la salud y el bienestar, habilitar industrias productivas, mantener comunidades prósperas y liberar el potencial de energía limpia y asequible para todos».

“Sentimos los efectos del cambio climático principalmente a través del agua: más inundaciones, más sequías, más contaminación. Al igual que los virus, estas perturbaciones relacionadas con el clima y el agua no respetan los límites naturales «, dijo la Secretaria General de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Petteri Taalas.

Cambio climático y agua

Imagen: iagua

El cambio climático está afectando la capa de nieve y las «torres de agua del mundo»: la nieve y el hielo en las montañas que alimentan los suministros de agua dulce. Los glaciares clave se han derretido durante más de tres décadas, según los monitores internacionales, lo que ha provocado un aumento de los riesgos a corto plazo, como deslizamientos de tierra y avalanchas, y una disminución a largo plazo de la seguridad del agua para las generaciones futuras.

La Declaración de varias agencias sobre el estado del clima global 2019 , coordinada por la OMM, dijo que después de una década de disminución constante, el hambre está aumentando nuevamente: más de 820 millones de personas sufrieron hambre en 2018. Según la declaración climática, se registraron más de 6.7 millones de nuevos desplazamientos internos por desastres entre enero y junio de 2019, provocados por inundaciones y ciclones tropicales en el sudeste de África, el sur de Asia y el Caribe. 

Cuenta cada gota

Imagen: cambio16

Los datos sobre el clima y el agua apuntalan la gestión de los suministros de agua superficial y la reducción del riesgo de desastres. Estos incluyen cálculos de la frecuencia y duración de las fuertes lluvias, la precipitación máxima probable y el pronóstico de inundaciones.

El clima y el agua se encuentran en el centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: el paquete de 17 temas transversales adoptados por la comunidad internacional en 2015. Con solo 10 años restantes hasta el objetivo de 2030 para alcanzar los objetivos, la OMM está intensificando sus esfuerzos.

Como humanidad, vemos cada vez más claro que todo está interconectado. Para los retos del clima, del agua, del cambio climático: «no podemos gestionar lo que no supervisamos y medimos», un mensaje también familiar en la pandemia de COVID19 en curso. Se estima que 3 mil millones de personas en todo el mundo carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos. El agua es una fuente potencial de paz y conflicto, dada las desigualdades existentes. El tiempo de actuar, es hoy.

Fuente: OMM/WMO